Lunes 19 de Septiembre 2022
REINA ISABEL II

El último adiós a la reina Isabel II: Londres llora la partida de la monarca

La ciudad recibió 500 líderes mundiales.

Reina Isabel II. Fuente: (Google).
Escrito en MUNDO el

El 19 de septiembre de 2022 será marcado en los libros de historia como uno de los sucesos más importantes del mundo y de la corona británica. Todos los mandatarios y líderes mundiales, o al menos aquellos que han sido invitados, han llegado a Londres para despedirse de la reina Isabel II. Irán y Venezuela han sido algunos de los países que no han recibido la invitación.

La despedida de la reina Isabel II ha sido organizada por el duque de Norfolk, Edward William Fitzalan Howard. El aristocrático tiene como labor principal organizar este tipo de actos y también coronaciones. Si bien ya se realizó la coronación del nuevo rey de Inglaterra, aún faltaría otro acto público que será presenciado por este duque.

Fuente: (Google).

El último adiós

Con su pérdida, la reina Isabel II deja la corona y el reinado de Inglaterra en manos de su hijo el rey Carlos III. La monarca vivió sus últimos momentos en Balmoral y partió el pasado 8 de septiembre.

"Más de 2000 invitados han viajado a Londres, donde han seguido férreas indicaciones para que el horario haya sido cumplido al minuto. Y es que, como adelantaba el arzobispo de Canterbury, la reina no quería un adiós largo y aburrido", expresó "Lecturas".

La reina Isabel II ha ingresado a la capilla de St. George a las 16:00 h en donde se celebrará una misa en su honor. Allí solo estarán presentes los integrantes de la familia más allegados a la reina. Asimismo, a las 19:30 h, a través de una ceremonia privada, los restos de la monarca se depositarán junto a su marido, el duque de Edimburgo.

"Más de 2000 invitados han viajado a Londres".

Fuente: (Google).

La reina ha sido acompañada por el nuevo rey y sus nietos, el príncipe William y el príncipe Harry, mientras el resto de la familia real esperaba en la capilla para realizar el último adiós a la monarca inglesa. Su partida marca un antes y después de la corona británica.